Cuba: Entre la represión política y la complicidad de la izquierda de EEUU

Yo soy discípula de Emiliano Zapata. No quiero pan sin libertad ni libertad sin pan. Quiero pan y libertad. Burguesa que soy.
Los Estados Unidos y Cuba reabrieron sus embajadas y la izquierda estadounidense mal puede contener su emoción porque asume que la isla esconde un paraíso perdido.
Muchos de nosotros estamos rabiosos con la plétora de beneficios que recibirá el régimen de Castro sin hacer ninguna concesión de peso. Sin embargo, me pregunto por qué le pedimos a Estados Unidos y a Obama que nos hagan el trabajo. De nuevo.
Las Damas de Blanco, familiares de presos políticos cubanos.
Crédito: The Cuban Economy.
El único culpable de la situación de la isla es el régimen que la ha asfixiado durante más de cinco décadas. Pero hay responsabilidad de todos. Creo firmemente que los cubanos, en particular los que vivimos fuera de la isla, tenemos bastante que achacarnos. Hablamos mucho y muy rápido, pero no hacemos nada y nunca desaprovechamos una oportunidad de regresar a tirarnos fotos en las playas soleadas y los cafés de moda…y regalarle divisas al gobierno. Sin hablar de los que sobornan a siniestra y siniestra, sin prurito alguno de estrechar manos de pureza dudosa, para que les toque algo bueno en la repartición del botín, ahora que la cosa está barata. Lo único desagradable son esos opositores engorrosos.
¿Por qué Estados Unidos debería seguir echando una pelea que los cubanos no tenemos ningún problema en dejar a un lado?
Hugo Cancio, dueño de la revista digital OnCuba, y nada más y nada menos que marielito, le está sacando el jugo a la situación de Cuba hoy. Él admite que la mayoría del dinero invertido en la isla viene de Miami. Como bien lo expone la revista The New Yorker, para el gobierno de la isla, Cancio es una figura muy atractiva: un cubano-americano capitalista que es también un patriota y que se atiene sin escrúpulo alguno a las reglas del juego que establece el Partido – lineamientos, que les llamaban – especialmente si su negocio se beneficia. “Los cubanos como Cancio han deducido que las expresiones de resentimiento no los llevarán a ninguna parte,” concluye el artículo.
La izquierda estadounidense, por su parte, ha descubierto las maravillas del capitalismo más cruel en la nueva Cuba.
Descorazona ver cómo quienes critican lo peor de un sistema individualista que devalúa los esfuerzos comunes y penaliza a los pobres por serlo se deshacen en elogios con respecto a la transformación de Cuba de una dictadura socialista a una dictadura de mercado. O, tomando prestada la frase a un amigo: el híbrido estalinismo de mercado que nos quieren vender como la mejor solución.
La reacción positiva de la izquierda y los empresarios de derecha yanquis a este proceso de “acercamiento” muestran que José Martí tenía razón hasta un punto en lo del “Norte revuelto y brutal que nos desprecia”. Me recuerda a Casablanca cuando Ugarte le dice a Rick “¿Tú me desprecias, verdad?” y Rick responde: “Si te dedicara algún pensamiento, probablemente te despreciaría”.
Los americanos no desprecian a los cubanos, particularmente a los de a pie y sin un quilo. Ni se acuerdan de ellos. Se imaginan la fruta prohibida, las imágenes de película de las noches habaneras, el sexo desmedido. Los que se mantienen fieles a una posición ideológica pese a la evidencia, tal vez guardan esperanzas de admirar un país que se enfrentó al poder imperial. Y se agarran de esa ilusión como de un clavo ardiendo.
¿Por qué van las celebridades y los multimillonarios a Cuba? ¿Acaso están tratando de mostrar los grandes avances médicos? ¿O tratando de exhibirse en los carros antiguos de la Cuba de ayer, que, irónicamente, son los heraldos de lo porvenir?
Sí, los estadounidenses se preguntan qué sentido tiene un embargo fracasado, al que yo me opongo también porque es una de las hipocresías de la política exterior de EE.UU.: con China no hay problema; pero Cuba…oh, es comunista. Las acciones de Obama son una admisión de la derrota de una política fallida. Eso, en realidad, habla tal vez de la grandeza de EE.UU.
Cuando me pongo testaruda, me pregunto por qué restablecer relaciones diplomáticas con un régimen brutal y antidemocrático. Veo dos opciones: fe ciega en la capacidad del mercado de generar democracia o una completa indiferencia ante el destino de la mayoría de los cubanos. Creo que las dos caracterizan la posición estadounidense en todas partes.
Pero del gobierno de EE.UU. ya sé qué esperar. Lo que no tolero es la posición de mis compañeros de izquierda. Si la única forma de tener una sociedad equitativa es la represión, no la quiero y dudo que haya muchos que le apuesten a eso. Sabemos que es una falacia.
Denunciamos la violencia contra las mujeres en la India, la mutilación genital en países de África, el feminicidio en Honduras, pero no tenemos nada que decir sobre las mujeres apaleadas en las calles de la Habana por manifestarse pacíficamente.
Luchamos contra el encarcelamiento masivo en EE.UU. y su efecto genocida en la población negra, pero mantenemos un silencio cómplice sobre el deterioro de las condiciones de vida de los negros en Cuba, su creciente separación de las fuentes de moneda dura y su sobre representación en los barrios más pobres y en las prisiones.
Las relaciones diplomáticas son necesarias. No es EE.UU. quien tiene que solucionar esto. Nosotros, los cubanos, deberíamos. Pero EE.UU. debería al menos condenar a ese régimen con un poquito más de énfasis.
En el programa radial Kojo Nnamdi Show del 20 de julio, Enrique Pumar, el Jefe del Departamento de Sociología de la Universidad Católica de América dijo que los dos gobiernos deberían hacer un esfuerzo para avanzar, porque “no ayuda” que, en medio de las negociaciones, se dieran los abusos a los derechos humanos en Cuba. “Esto no ayuda. En cualquier democracia los líderes electos rinden cuentas y cuando la gente ve esto en las noticias se desilusiona”.
Quisiera saber a qué democracia y a qué líderes electos se refería. Imagínense la reacción si alguien dijera que no ayuda que ISIS siga matando gente, que Irán siga dando latigazos a los blogueros o que Saddam Hussein siguiera metiendo presos y torturando a los opositores. Definitivamente no ayuda a quienes están recibiendo las golpizas.
Oh, pero no es lo mismo, por supuesto, porque en Cuba la salud y la educación son gratuitas. 
 
Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s